Übersicht Hygienemaßnahmen und Ticketverfügbarkeit

Árbol pulpo

Nombre científico:  Schefflera actinophylla
Continente: Oceanía
Fruta:  Si
Hoja Caduca:  No
Tóxico:  No
Tamaño:  15 m

El pulpo o árbol paraguas es un tipo de árbol de hoja perenne originario de Australia, Nueva Guinea, Taiwán y Java, aunque también puede cultivarse en otros climas. Se caracteriza por sus hojas de color verde brillante, que forman racimos al final de cada rama, y puede alcanzar hasta 15 metros de altura. ¿Quieres saber más sobre esta insólita especie?

¿Por qué se le llama árbol pulpo?

La primera descripción formal de este árbol data de 1894. Su nombre científico es Scheffler Actinophylla. Su nombre procede del botánico alemán Jacob C. Scheffler, junto con el latín actinophylla -significa "con hojas radiantes"-. Sin embargo, es más conocido como árbol pulpo o árbol paraguas.

Recibe el nombre de pulpo por la disposición de sus hojas. Al final de cada rama, las hojas forman unos característicos racimos en forma de tentáculo, de ahí su curioso nombre.

Características del árbol pulpo

El árbol pulpo es originario de Java, Taiwán, Australia y Nueva Guinea. Es un árbol de hoja perenne y puede alcanzar una altura de hasta 15 metros. La gran mayoría de estos ejemplares tienen varios troncos. Además, tiene flores que crecen en la parte superior y son capaces de producir racimos de hasta dos metros. En estos racimos se pueden encontrar flores, ¡hasta 100 flores rojas por racimo! En total, un árbol puede albergar unas 1.000 flores rojas, que comienzan a abrirse durante la temporada de verano.

 

Es un árbol que, por sus frutos, proporciona alimento a muchas aves y animales diferentes. ¿Sabías que las flores de estos árboles están cargadas de miel? Esto lo convierte en el favorito de todas las especies que utilizan el néctar como base de su dieta. Algunos de los numerosos animales que se alimentan de sus frutos son los zorros voladores, las ratas canguro y los canguros arborícolas de Benett.

Las hojas del árbol, que le dan su nombre coloquial de pulpo o paraguas, pueden agruparse en racimos de siete. Una curiosidad de este árbol es que crece de forma epífita sobre otros árboles en los bosques tropicales. Las epífitas son plantas y árboles que se desarrollan a partir de otros árboles, pero no son parasitarias, ya que no se alimentan de ellos.

Sin embargo, en algunas partes de Estados Unidos, como Florida y Hawai, se consideran invasoras debido a que ocultan la luz solar vital de otras especies más pequeñas.

¿Es posible cultivar un árbol pulpo?

La Schefflera actinophylla suele cultivarse en climas templados, pero el árbol también puede sobrevivir en climas subtropicales. Actualmente se cultiva a menudo como árbol ornamental en grandes jardines, pero necesita un espacio considerable para prosperar.

Este árbol se cultiva a partir de semillas y crece mejor en suelos con buen drenaje. La principal ventaja de este árbol es que solo necesita un riego ocasional, así como un buen abono, para que pueda crecer con todo su impresionante potencial. Sin embargo, ¡ten cuidado si tienes un jardín grande y quieres plantarlo! Al ser un árbol noble, sus raíces son muy agresivas y tienden a dominar el suelo que las rodea. Es importante utilizar abono y agua de buena calidad para que el árbol pulpo crezca en condiciones óptimas. El mal estado de estos dos elementos esenciales, así como una tierra de mala calidad y grandes cantidades de sal acumuladas en el suelo, pueden provocar que el árbol no crezca correctamente, que se caiga e incluso que aparezcan necrosis en sus ramas y tronco.

¿Por qué se cultiva el pulpo? Muchos jardines y espacios públicos eligen este árbol porque es perfecto para proporcionar sombra, a la vez que da un ambiente tropical.

Cuidados del árbol pulpo

Como puedes ver, el árbol paraguas no necesita demasiados cuidados para prosperar. Son necesarias las condiciones adecuadas, pero, en general, es un árbol muy fuerte e imponente que puede actuar como purificador natural si se cultiva en interiores. Aunque hay ejemplares que pueden alcanzar los 15 metros de altura, la mayoría se mantiene entre los seis y los ocho metros, dependiendo del tipo de cultivo del árbol y de la zona donde se plante.

Es importante, de vez en cuando, realizar una revisión completa del árbol: sus flores, hojas y ramas. Esto se debe a que es propenso a los ácaros, las escamas y las cochinillas.

Por último, aunque es un árbol que da mucha sombra y mantiene fresco el entorno, es importante tener cuidado de no entrar en contacto con la savia. Esta savia puede provocar dermatitis, especialmente en las pieles sensibles. Tampoco es aconsejable ingerir las hojas, ya que son tóxicas y pueden causar graves problemas de salud.

¡Vive un auténtico safari!
¡Vive un auténtico safari!

¡Vive un auténtico safari!

Entrada online desde

28,90€

16,90€